QUESUCO VERATO

14,00 

15 disponibles

CONTENIDO

Quesuco Verato, El Veratino (peso +/- 550g)


ALÉRGENOS

Lactosa

Queso de cabra elaborado tradicionalmente en Extremadura.

Quesuco Verato es un queso que no deja a nadie indiferente, combina con ensaladas, postres, salsas y los más atrevidos elaboran platos que consiguen encandilar a los más exigentes paladares. Es un queso de color blanco puro, con una textura granulosa y un sabor que se pasea por toda boca, llenándola de matices en los que se puede reconocer desde el sabor de un queso fresco a uno curado. Con leche procedente de piaras de cabras que basan su alimentación en la jara, el tomillo, el brezo y los pastos aromáticos de los campos veratos, este “quesuco” se convierte en joya de paladares exigentes.

Ingredientes:

Leche de cabra pasteurizada, fermentos lácteos y sal.

Elaboración:

Quesería Coolosar elabora sus quesos siguiendo la tradición de la Comarca de La Vera. Todo comienza con el pastoreo de las cabras en la Sierra de Gredos, donde se alimentan de la vegetación autóctona en cada estación como jara, brezo, tomillo,... esto hace que los animales transformen estos alimentos en aromas y texturas en sus leches. En primer lugar se recoge la leche con la que se elaboran sus quesos, desde el ordeño hasta la recogida para la elaboración transcurren menos de dos horas. Se pasteuriza la leche a 72ºC, seguido se agrega el cuajo animal natural. Posteriormente se coloca en los moldes para el proceso de prensado y sazonado. Por último, queda el proceso de secado donde dejamos el queso madurar.

Conservación:

El Quesuco Verato de Veratino se debe conservar en un lugar refrigerado entre 4º y 8ºC.

Consumo:

El Quesuco Verato está hecho con pasta blanda… Su sabor agridulce, textura cremosa, suavemente granulada y un aroma muy pronunciado le trasladan a los tiempos artesanos donde el sabor de la tradición rezuma en cada bocado. Un queso que no deja a nadie indiferente, combina con ensaladas, postres, salsas y los más atrevidos elaboran platos que consiguen encandilar a los más exigentes paladares.